La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

MANUEL DE GODOY Y ÁLVAREZ DE FARIA

Manuel de GodoyManuel de Godoy

En la sesión municipal del 26 de enero de 1807, el Ayuntamiento de Badajoz aprobó entre otras cosas relativas a Manuel de Godoy, levantar en su honor una estatua de mármol y bronce, sin embargo hasta 2008 no se hizo realidad. La estatua es obra de Luis Martínez Giraldo.

Nació en Badajoz el 12 de mayo de 1767 en una casa de la calle Santa Lucía. Aprendió las primeras letras en su propia casa con el canónigo Francisco Ortega y después pasó a estudiar en el desaparecido seminario de San Atón.

En 1784 se trasladó a Madrid para ingresar en los Guardias de Corps. Con motivo de una caída de caballo, la reina se fijó en él y desde entonces su carrera fue meteórica.

Godoy accedió, en 1792, a la primera secretaría de Estado tras la salida del conde de Aranda. Su labor de gobierno fue muy complicada por la difícil coyuntura histórica (Revolución francesa, guerras Napoleónicas, enfrentamiento con el Reino Unido, etc).

España declaró la guerra a Francia (Guerra del Rosellón o de la Convención) pero resultó un fracaso que terminó con la paz de Basilea (1795) por la que Godoy recibió el título de Príncipe de la Paz. España pasó después a aliarse con Francia (pacto de San Ildefonso, 1796) lo que llevó a España a enfrentarse con el Reino Unido. La guerra fue un nuevo desastre para España lo que provocó la caída de Godoy (1798). Su alejamiento del poder no duró mucho pues en 1800 volvió al poder y en 1801 fue nombrado Presidente del Gabinete. En esta nueva etapa de gobierno se desarrolló la Guerra de las Naranjas contra Portugal. La guerra terminó con el tratado de Badajoz en el que España recuperaba Olivenza y sus aldeas, estableciéndose la frontera entre ambos países en el Guadiana.

La posición de Godoy se fue debilitando poco a poco sobre todo por el enfrentamiento con el príncipe Fernando (futuro Fernando VII). El partido fernandino fue tejiendo una verdadera leyenda negra entorno a Godoy al que se presentaba como responsable de todos los males del país y cuyo único mérito era ser amante de la reina.

En 1807 Godoy firmó con Francia un nuevo tratado (Tratado de Fontainebleau) que permitía al ejército francés cruzar el territorio nacional para invadir Portugal. El tratado también establecía la división de Portugal y que Godoy recibiría una parte (Principado de los Algarves). No obstante, las tropas francesas, una vez que completaron la conquista de Portugal, no se retiraron a Francia si no que se acuartelaron en varias ciudades españolas pues Napoleón había decidido romper el tratado, apoderarse de España y destronar a los Borbones. Cuando Godoy fue conciente de los planes franceses intentó impedir la entrada de nuevas tropas francesas y procuró poner a salvo a los reyes, pero la impopularidad de Godoy era cada vez mayor y el partido fernandino decidió dar el golpe definitivo. El 17 de marzo de 1808 se produjo el llamado motín de Aranjuez en el que Godoy fue detenido, sus bienes fueron confiscados y fue desposeído de los cargos de Generalísimo y Almirante.

Liberado por los franceses, partió para Francia con lo reyes hasta que en 1812 salieron de Francia para instalarse en Roma. En 1832 se trasladó a París y en esta ciudad murió en 1851. Los últimos años de su vida los dedicó a escribir sus memorias en parte para justificar su actuación política y en parte para poder obtener recursos económicos con los que subsistir.

Godoy ha sido el badajocense con mayor poder de la historia. Tras su caída fue denigrado y culpabilizado de casi todo pero hoy su figura y su obra están en proceso de revisión y valorización. A Godoy le tocó vivir una coyuntura internacional muy complicada, su lealtad a los reyes fue total y su entrega al trabajo incuestionable. Creó múltiples centros de enseñanza y alentó la extensión de la educación primaria. Fomentó la creación de manufacturas, carreteras, etc.

Godoy mantuvo excelentes relaciones con Badajoz y la ciudad correspondió con regalos y reconocimientos. En 1803, cuando los propietarios del llamado hoy palacio Godoy conocieron que Godoy deseaba tener casa en Badajoz, ofrecieron el inmueble al Ayuntamiento. No acabaron aquí los obsequios de la ciudad a su hijo más ilustre. Así, con motivo del nombramiento de Godoy como Almirante, el Ayuntamiento programó una serie de festejos para celebrar el nombramiento (sesión municipal del 26 de enero de 1807) y la erección de una estatua en su honor. Cuando Godoy solicitó un solar para construirse un palacio, la ciudad no lo dudó y buscó los mejores lugares para ello en la Alcazaba y en los Campos de San Francisco y Santo Domingo. Como quiera que fuese, Godoy no pudo disfrutar de él pues el Ayuntamiento acordó su construcción en marzo de 1807 y Godoy fue depuesto en marzo de 1809 y en ese intervalo temporal no consta ningún viaje de Godoy a Badajoz. Tras el motín de Aranjuez, Godoy fue apresado, destituido y desposeído de sus títulos y bienes.

 

   Casa de la calle Santa Lucía donde nació GodoyCasa donde nació GodoyCasa donde nació Godoy

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                        

Vista de calleVista de calle

Vista de calle